BAHÍA DE ÍTACA

EL INVIERNO DE NUESTRO DESENCANTO.

Feijóo ha echado un pulso a Sánchez por la independencia de la Justicia y la Constitución. La fiesta sevillana de los 40 años y un día, confirma la ruptura generacional del PSOE y el liderazgo moral de Felipe González.

- octubre 29, 2022

El invierno de nuestro desencanto

 

Antonio REGALADO. Fotos: EL MUNDO

  El presidente ha navegado en su Falcon esta semana entre bancos de arena. Después de que la prensa relatara sus Memorias de África, aseguró con aplomo que el pacto para cerrar el escándalo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Constitucional (TC), estaba cerrado.

   Su vicesecretaria de organización y ministra de Hacienda y Función Pública María Jesús Montero Cuadrado salió por peteneras y confirmó en sede parlamentaria lo que ya se sabía: ERC apoyaba estas cuentas públicas a cambio de blanquear a los sediciosos catalanes modificando el Código Penal para que los golpes de 2017 y el próximo le salgan gratis total.

    Montero Cuadrado, emborrachada de predicar las bondades de sus Ricolas y Juanolas desde el púlpito del Congreso, empeoró la situación en pasillos aunque no dijo nada diferente de lo que ya habían expuesto su jefe de filas y el valido Bolaños. Al PP la verborrea de Montero Cuadrado le salió redonda.

C80F3787-F407-4145-802E-2F5D50252265.jpeg

En la casilla de salida

   La llamada telefónica entre Sánchez y Feijóo debió ser tensa. Una vez confirmada la determinación del “Caesar Imperator” de encabezar la desjudicialización de la Justicia para satisfacer a Junqueras y Cía, el líder del PP colgó y, tras consultar con Ayuso y Moreno emitió una fatua al atardecer del martes. Bien oiréis lo que escribió en su punto 5: “Es una incongruencia insalvable pactar el reforzamiento del Estado de derecho al mismo tiempo que se pacta con otros partidos desprotegerlo”. En consecuencia, las conversaciones quedan suspendidas.

 

Antonio Regalado

Lun, 29/08/2022

Atalayar

             Todos a la calle

 

 

 

Las castañas están a punto de madurar. Mientras tanto, el presidente del Gobierno inicia una gira musical en Sevilla que le llevará -sin corbata y en Falcon- a dos decenas de feudos socialistas para “escuchar a sus monaguillos”.

Henos aquí ante un hombre que no consulta con nadie decisiones tan transcendentes como la entrega del Sáhara a Marruecos sin saber por qué y que quiere aprender de las bases. Esperpéntico. Para tal proeza no habló con su gobierno socialista y comunista; ni con su ministro de AA.EE ni con el Parlamento. Este es un mes para el teatro clásico similar al de Mérida y Almagro. Y con versiones de la Zarzuela. Es tiempo de representaciones al aire libre. Y de noche por el calor. 

 

Aprovechando las audiencias entregadas al césar, el secretario general tiene que arengar a sus huestes para atacar sin piedad al PP y a VOX y salvar al comandante Griñán, un hombre honrado. Ya que está liderando el procês tras el indulto vendrá la amnistía a los golpistas. El procedimiento será el mismo. Primero, indultos. Luego, amnistía. Ha olvidado el tercer grado. Con esta rendición preventiva los catalanes terminarán dando el golpe de Estado. Y los corruptos, los políticos, empresarios y sindicalistas corruptos de los ERES y los de los Cursos de Formación, seguirán corrompiendo el sistema. Sánchez debe asumir de inmediato la cartera de Gracia (sin Justicia) para poner a todos en la calle.

La vicepresidenta segunda Yolanda Diaz ha alentado desde el Congreso a que los sindicatos salgan a la rúa en septiembre, no para protestar contra el gobierno por la carestía de la vida sino contra la Patronal para subir el SMI, reivindicar subidas del 10% y arruinar España. La CEOE no quiere hacerle la campaña electoral a esta señora que quiere sumar para el PSOE porque la chica es muy chuli pero tiene cien veces más ambición que talento.

 

IMG_2132.jpg
 

El verdadero escándalo que oculta Pegasus

Pegasus, un spyware de una empresa israelí que sólo se vende a Estados bajo la condición de que sea destinado únicamente contra el terrorismo y el crimen organizado, ha sido utilizado para espiar a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España.

El escándalo es mayúsculo, aunque a estas alturas cause mayor estupor el hecho de que tal supuesto haya sido desvelado en una improvisada rueda de prensa por Félix Bolaños, el señor que usa trajes fabricados por algún plan quinquenal de la antigua Europa del Este.

Los españoles estamos atrapados en una película de serie B desde que Sánchez llegó a La Moncloa. Todos los montajes que allí se elaboran son cutres y ramplones, salvo para la mayor parte de la prensa. Primero, el catalangate, que se montó con gente en nómina del separatismo, cuyos recursos salen del Presupuesto español. Denunciaron una conspiración de espionaje con Pegasus contra líderes que planeaban atentar contra el Estado. De forma inexplicable, el Gobierno dio carta de naturaleza a esa mercancía averiada mostrando un nerviosismo que indicaba el temor a que se descubriese algo peor ¿Qué?

 

La única realidad palpable es que los separatistas catalanes mantienen a Sánchez en el cargo para poder seguir extrayendo recursos del Estado. Éste es el verdadero punto concordante que muchos llevan años sin comprender. No se trata de que la izquierda y los separatistas tengan distinta ideología, sino una misma concepción de país, débil y expoliado.

Entienden que la fragmentación y el debilitamiento del Estado les mantiene cómodamente instalados en un poder omnímodo, autocrático, con vía libre para la extracción de recursos de una famélica nación reducida a pagar impuestos y ser insultada.

 
Un paso adelante 

Por Antonio Regalado

Abril 14, 2022

D850FB7A-38F7-4CA5-AD18-3FFDE8E3BC82.jpeg

Cincuenta días y cuarenta mil ucranianos asesinados después, la operación militar especial Z del genocida Vladimir Putin durará al menos cien años. Como la guerra Inglaterra-Francia (1337-1453). 

Los ciudadanos invadidos no podrán perdonar durante muchas generaciones la invasión, las fosas llenas de cadáveres, las violaciones, la destrucción de infraestructuras, el bombardeo de estaciones de ferrocarril y los autobuses de Cruz Roja, las humillaciones, el exilio masivo,  los delitos de guerra de un régimen comunista y nazi que quiere romper un país rico, valiente y orgulloso. Esta es nuestra guerra interminable. Lo que está en juego es la libertad de la Unión Europea. La III Guerra Mundial ha comenzado sin declararse todavía.

 

Agricultores, ganaderos, cazadores, pescadores, transportistas, regantes y consumidores invadieron Madrid hace unas fechas para decirle a Sánchez que están hartos de que siga subido en el Falcon mientras la calle no llega a final de mes. El gobierno social-comunista es el peligro número uno para los españoles. Todos los sectores que toca, los hunde,

 Nuestro país arde de norte a sur y de este a oeste y el presidente, en la mejor tradición franquista, opta por la inacción en política interna y por la rendición incondicional frente a Marruecos con un volantazo sobre el Sáhara que puede desestabilizar  la Región.

Invadir Madrid; cerrar los cielos
aregaladorodriguez.blogspot.com

marzo 25, 2022

A1F141BB-26B9-4DA2-8517-C389144385A4.jpeg
PHOTO-2021-07-20-19-40-19.jpg
 

  Agua de Trara

 

                   Por Miguel Platón

 

                                  Golpes de calor

 

   Sólo un golpe de calor puede explicar que Pedro Sánchez haya propuesto un menor uso del avión por el turismo. Sin duda olvidó que había llegado a sus doradas vacaciones en Lanzarote, con cargo al erario público, a bordo de un Falcon del Ejército del Aire.

  

Puestos a buscar alternativas, aquí van algunas: los turistas de América deberían cruzar el Atlántico en velero, como la niña Greta; los portugueses tendrían que llegar  a pie, ya que viven tan cerca; los marroquíes, naturalmente, en patera; los franceses en patinete; los británicos en tren, seguido de kayak si su destino final son las Baleares o Canarias; los belgas en globo; los holandeses en bicicleta; los alemanes en coche eléctrico, seguido del correspondiente kayak dado su entusiasmo por Mallorca; los italianos a nado, desde Cerdeña a Ibiza; los suizos en carreta; los escandinavos a caballo; los chinos en junco; los indios a lomos de elefante, y así con el resto.

  

Otro golpe de calor debió inducir a Sánchez a no responder a preguntas sobre el alza del precio de la luz, si bien en este caso seguía la doctrina Goebbels: ni media palabra sobre hechos negativos. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha seguido en cambio la doctrina Cantinflas: es capaz de hablar durante minutos sin que se le entienda nada, ni del contenido ni del continente, dada su batalla perdida con la foniatría. Apenas se le pudo entender que el culpable era ¡Aznar!

  

Tendremos la caridad de aliviar su ignorancia. En los años 80, durante el primer gobierno de Felipe González, el PSOE aprobó la “moratoria nuclear”, que paralizó entre otras las centrales de Lemóniz y Valdecaballeros, con lo cual no sólo puso coto a la generación más eficiente de electricidad, sino que trasladó el coste del cierre al recibo de la luz. Veinte años más tarde, el gobierno de Rodríguez Zapatero se embarcó en la promoción de las energías solar y eólica, menos eficientes que el resto y en el primer caso con una tecnología inmadura. Más aún: garantizó a los inversores unas primas ajenas a la productividad y muy por encima del mercado, lo que obligó al gobierno de Rajoy, que las suprimió, a una larga disputa jurídica de ámbito internacional. Como no siempre hay viento ni luz, cada kilovatio de potencia instalada en molinos o células solares obliga a establecer la misma potencia en centrales térmicas de ciclo combinado (gas natural). El sistema, por tanto, es menos eficiente cuanto más se recurra a la producción eólica o solar. La guinda del pastel ha sido, de acuerdo con la burocracia de Bruselas, cerrar centrales de carbón como la de Puentes de García Rodríguez (Lugo).

 

  Otro golpe de calor ha tenido como resultado el previsto desarrollo de la Ley Celaá de Educación, cuyo sectarismo ideológico es paralelo a la mediocridad de sus contenidos. El objetivo resulta claro: embrutecer a una generación de niños y adolescentes, que de esa forma serán más dóciles a un gobierno autoritario, frente al cual carecerán de defensas intelectuales y morales. Por lo menos hay diques de contención: las comunidades autónomas de centro derecha y la gran mayoría de los centros privados y concertados harán todo lo posible por limitar la colección de insensateces. También será el caso de muchos profesores de la enseñanza pública, conscientes de los disparates que se quieren imponer. Y hay que esperar su derogación en la próxima legislatura.

 

  La temperatura también ha afectado a las meninges de los supuestos expertos de Naciones Unidas que han pronosticado, esta vez, un fatídico calentamiento global. Pertenecen a la misma especie que en los años 70 anunciaron el agotamiento del petróleo en el año 2000, o que hace diez nos advertían sobre el probable enfriamiento del planeta, con temperaturas bajo cero hasta en el Ecuador. Los safaris sólo podrían ser de mamuts.

  

Es bien sabido que los profetas sólo tienen éxito si auguran catástrofes, pero conviene recordar el origen de sus profecías. Rousseau, en la segunda mitad del siglo XVIII, elogió al “buen salvaje” y condenó el progreso de la civilización. Malthus, a comienzos del XIX, advirtió que el crecimiento de la población no podría ser atendido con los recursos naturales, criterio seguido por Marx al pronosticar el rendimiento decreciente del capital.

  

En realidad ha ocurrido lo contrario. La población mundial supera en más de diez veces la que había hace dos siglos y en todas partes han mejorado extraordinariamente las condiciones de vida: desde la disponibilidad de agua a la nutrición, la electricidad, las comunicaciones, la sanidad y la educación. También han progresado, y de qué manera, la libertad y la igualdad. ¿Por qué entonces sobreviven los profetas de la catástrofe? Un amigo periodista norteamericano me dio una vez la respuesta: las malas ideas son como los zombies, por mucho que los entierres siempre resucitan.

El tamaño de la ruina del Barça

Finalizada la ‘due diligence’ encargada por Laporta, el club encuentra una deuda de 1.350 millones y pérdidas de 481 en el último curso, cinco veces más que en el anterior

 

JUAN I. IRIGOYEN           (EL PAIS)

Barcelona 16 AGO 2021 - 15:43 CEST

 

El Barcelona enseña su ruina económica. El presidente de la entidad azulgrana, Joan Laporta, desgrana la situación del club después de que la semana pasada la directiva haya recibido el informe final de la due diligence encargada a Deloitte el pasado marzo, cuando se impuso en las elecciones. “La herencia que hemos recibido es nefasta. Muy preocupante”, subrayó este lunes Laporta en una comparecencia de dos horas, en las que apenas recurrió a sus apuntes y en la que respondió al expresidente Josep Maria Bartomeu, que había acusado a la actual junta de “inacción”. A falta de la presentación oficial de los números, programada para septiembre, el abogado catalán reveló que la deuda del Barça está cifrada en 1.350 millones de euros. El patrimonio neto es negativo (451) y las pérdidas del último ejercicio son de 481, cinco veces más que los números rojos de la campaña 2019-2020: 97

El pasado viernes, Bartomeu envió una carta a Laporta, publicada por la agencia Efe. “Me veo en la obligación de dirigirme a ti con el fin de puntualizar determinadas manifestaciones, aclarar responsabilidades y reclamarte, como presidente, acciones inmediatas contra situaciones que están afectando gravemente, por equívocas y manipuladas, no solo a la imagen del club, sino también de la junta directiva”, expuso el expresidente, que desgranaba su análisis en 10 puntos. La acción de Bartomeu no alteró los tiempos a Laporta. Pero la utilizó a su favor. “Es una carta llena de mentiras, con un esfuerzo por justificar una gestión injustificable”, sostuvo Laporta. El abogado catalán ya tenía previsto comparecer este lunes; sin embargo, la carta de Bartomeu le dio otro impulso: se tomó 28 minutos para responder a los argumentos expuestos por el expresidente en Efe.

 

“Presentaron un presupuesto con unas hipótesis difíciles de cumplir”, expuso Laporta. Según el plan de la directiva de Bartomeu, el Barça generaría la temporada pasada un millón de beneficios. La anterior directiva calculó la reapertura del estadio en febrero de 2021, más salidas de jugadores y la venta del Barça Corporate (cuatro unidades de negocio: Barça Academy, Barça Innovation Hub, Barça Licensing and Merchandising y Barça Studios). “Venderlo era tapar un agujero en el corto plazo para generar un problema en el largo”, dijo el abogado catalán. El Barça presupuestó ingresos por 828 y gastos de explotación por 796. “Son 1.136 millones de gastos y 655 de ingresos, cuentas que están auditadas y presentadas”, se quejó Laporta.

 

La due diligence descubrió, también, el pago fraccionado de facturas para regatear los controles internos del club y de la asamblea. “Había 200 proveedores pequeños en marketing e informática para hacer contratos pequeños”, dijo Laporta. Y contó que la anterior junta realizó “pagos desproporcionados a intermediarios” en los fichajes. “Por un jugador que costó 40 millones, se pagaron ocho millones en comisiones”, dijo. Y añadió otro ejemplo: “A otra persona se le pagaban ocho millones por detectar jugadores en Sudamérica”.

Laporta, optimista, tiene una fecha aproximada para el final de la agonía económica azulgrana. “En dos años”, vaticinó el presidente. Y completó: “Sabíamos que la situación era preocupante, pero mis compañeros y yo amamos al Barça y teníamos un plan. Ahora estoy con una moral muy alta y más viendo al equipo ayer —victoria por 4-2 ante la Real el pasado domingo en el Camp Nou—, convencido de que se han tomado las decisiones que se debían tomar”, remarcó. Una de sus primeras decisiones fue refinanciar una parte de la deuda a través de un crédito con Goldman Sachs por 595 millones. Otra, todavía por completar, es la reducción de la masa salarial en 200 millones.

La actitud de Piqué

La salida de Messi favorece a Laporta, también la actitud de Gerard Piqué. El central se rebajó, según un comunicado del club, “significativamente” el sueldo para que pudieran inscribir a Memphis Depay, Èric García y Rey Manaj en LaLiga. “Hay jugadores que en algunos momentos no son solo futbolistas. Gerard ama al Barça por encima de todo y, como ha visto que estamos en una situación comprometida, ha hecho un acto elogiable. Esperamos que otros capitanes actúen en la misma línea”, remarcó. La actitud de Piqué señaló al resto de capitanes: Busquets, Sergi Roberto y Jordi Alba. El lateral se defendió después del duelo ante la Real. “Me fastidia mucho que se dude de mi compromiso. Quiero ayudar”, dijo el lateral. “Estoy esperando la propuesta del club”, explicó Roberto en una entrevista a La Vanguardia. Busquets, por ahora, mantiene silencio.

“Tanto Jordi, como Busquets y Roberto se están portando muy bien. Llegaremos a los acuerdos a los que las dos partes queremos llegar. Harán un acto de servicio al club y en el momento que podamos se lo reconoceremos”, cerró el presidente azulgrana.

Es la economía política y mucho más

Roberto Sansón Mizrahi

En la campaña electoral de 1992 le recomendaron al candidato Bill Clinton que se focalizará más en la economía que su oponente, George Bush (padre). De ahí surgió la frase “es la economía, estúpido” que le ayudó a convertirse en presidente de los Estados Unidos.
 
ABC  Roberto Pérez
GASTO PÚBLICO
El circuito de Alcañiz acumula unas pérdidas de 78 millones y se ha tragado más de 130 en subvenciones
La empresa pública Motorland, perteneciente al Gobierno aragonés, prevé perder otros 4 millones de euros este año, pese a recibir 2,5 millones en subvenciones de explotación

     La Ciudad del Motor de Aragón S.A. (Motorland), la empresa del Gobierno aragonés a la que pertenece y que gestiona el circuito de velocidad de Alcañiz (Teruel), sigue sumando pérdidas mes tras mes. Y así desde su inauguración, hace poco más de diez años. Construir el complejo costó 80 millones de euros. Y para funcionar, año tras año, se ha tragado más de 130 millones de euros en subvenciones desde 2008. Pero aún así hace corto: pese a esas continuas inyecciones de fondos públicos que recibe, se ha anotado unas pérdidas acumuladas de 78 millones de euros. Y esto sin contar los números rojos que la sociedad arrojará este 2021: a principios de año sus gestores daban por hecho

 que este año Motorland perderá otros 4 millones de euros, pese a ingresar 2,5 millones en subvenciones de explotación.

     Los datos oficiales recopilados por ABC constatan el agujero continuo sobre el que los auditores han estado advirtiendo reiteradamente durante años. Así consta en los preceptivos informes de auditoría que acompañan año tras año las cuentas de esta sociedad que controla el Gobierno regional, que desde 2015 está presidido por el socialista Javier Lambán.

Entre 2015 y 2019 estuvo al frente de esta empresa pública la también socialista Marta Gastón, que a su vez es consejera de Economía del Ejecutivo regional. Desde hace dos años pilota Motorland el vicepresidente de Aragón y líder del PAR, Arturo Aliaga, que negoció ese cargo cuando se trabó el actual Ejecutivo socialcomunista que lideran el PSOE y Podemos, junto a los soberanistas de la Chunta y al PAR.

    Pese a sus desastrosas cuentas de resultados y societarias, los sucesivos gobiernos regionales defienden que Motorland es una empresa socialmente rentable, por considerar que el impacto que tiene en la promoción exterior de Aragón y en el tejido económico del Bajo Aragón compensan el indigesto agujero que acumula esta empresa pública. El Ejecutivo regional dice que el impacto económico de Motorland asciende a 30 millones de euros por año.

Advertencias de los auditores

    Los auditores han sido reiteradamente insistentes al advertir del tufo de quiebra que desprende Motorland desde hace años y que se esquiva a golpe de talonario público, con multimillonarias inyecciones de dinero público que mantienen a flote artificialmente esta empresa, porque es incapaz de sostenerse por sí misma con su actividad comercial, dedicada a la organización y explotación de eventos deportivos del mundo del motor. Su mayor cita anual es el Gran Premio de Aragón, dentro del mundial de MotoGP, que acostumbra a celebrar en septiembre. La última ha tenido lugar este fin de semana.

Los auditores han venido insistiendo durante años en las «dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad (Motorland) para continuar como empresa en funcionamiento». Sin las multimillonarias subvenciones, quebraría. La Cámara de Cuentas de Aragón también alertó hace años de las descabaladas arcas de Motorland.

Múltiples subvenciones

    Esta abultada y continua inyección de fondos públicos se hace por dos vías: mediante subvenciones de explotación y con inyecciones de capital en el accionariado.

Las subvenciones de explotación son fondos que se van directamente a su cuenta anual de ingresos y que permiten maquillar parte de sus multimillonarias pérdidas cada ejercicio. Así, desde el año 2010, Motorland ha recibido 34,5 millones de euros en subvenciones de explotación. Y, aún así, ha acumulado unos números rojos de 78,08 millones de euros desde que esta empresa pública echó a andar, en 2008. Es decir, sin el ‘maquillaje’ de las subvenciones de explotación, las pérdidas reales acumuladas superan ampliamente los 110 millones de euros.

 

    Además de esas subvenciones de explotación, el Gobierno aragonés acude anualmente al rescate de la sociedad con aportaciones de capital, para alimentar el accionariado y que no se hunda por las ruinosas cuentas. Pues bien, a través de operaciones de capital, Motorland se ha tragado hasta la fecha otros 97 millones de euros, sin contar los que se le inyectan a lo largo del presente año.

    A estas inyecciones en forma de subvenciones de explotación y de capital se añaden también otros auxilios financieros. Fue el caso de los más de 18 millones de euros de dinero público que se le prestaron en 2012 al amparo del Fondo estatal de Financiación de Pagos a Proveedores.

Sin actividad pierde menos

    En los dos últimos ejercicios, 2019 y 2020, Motorland se ha anotado unas pérdidas netas de 8,9 millones de euros, pese a haber recibido unas subvenciones directas de explotación de 5,4 millones de euros. Paradójicamente, la crisis del Covid, que mantuvo paralizada la actividad de Motorland durante meses, ha ayudado a aliviar las pérdidas de esta empresa pública.